Buenos Días Perú

18/09/2020

Casonas del Centro de Lima son un peligro constante para sus habitantes y vecinos

Solo basta pasar por la zona, para ser testigo que muchos balcones y paredes en cualquier momento podrían desplomarse.




Muchas edificaciones antiguas del Centro de Lima datan de 1860 o incluso antes. Y con el paso del tiempo y por la falta de mantenimiento, estas edificaciones generan tragedias, como la ocurrida hace tan solo dos semanas cuando se desplomó la pared de una casona en la cuadra 6 de la avenida Abancay y terminó con la vida de una persona.

Solo basta pasar por la zona, para ser testigo que muchos balcones que en cualquier momento podría desplomarse y lo único que se ha hecho para evitarlo es colocar algunas maderas apuntaladas.

Según Vladimir Velásquez, director del Proyecto Lima Antigua estos balcones apuntalados “son una medida provisional, pero eso no garantiza de que si no se cae no se pueda caer también toda la pared”.

 

Así sobreviven los habitantes de las antiguas casonas

Un vecino identificado como Julio Cesar Salcedo, manifiesta que se siente decepcionado por las autoridades, pues cuando apuntalaron los balcones de su domicilio, le hicieron una serie de promesas con respecto a la restauración que necesita su vivienda, pero hasta el día de hoy dichos ofrecimientos no se concretan.

Pero la casona donde vive no solo se está cayendo por fuera, sino también por dentro, lo que pone en riesgo a este vecino de 77 años que vive solo en el lugar y además Salcedo vive en condiciones insalubres, pues en su vivienda ya no funciona el agua ni el desagüe y tampoco la luz eléctrica.

Otro ejemplo de esta problemática es una quinta de la cuadra 4 del jirón Callao, donde hay 15 viviendas y moran aproximadamente 70 personas, a pesar que el inmueble ha sido declaro inhabitable, pero ellos permanecen en el lugar porque no tienen a donde vivir.

Cabe indicar que hay más de 580 escudos azules en el Centro Histórico de Lima, pero la cantidad de casonas antiguas es mucho mayor y se encuentran en un riesgo inminente, por lo que ya es tiempo que las autoridades dejen de maquillar el problema y le den una real solución.

También te puede interesar: