Cuidado: Estos cinco síntomas te avisan que estás a punto de sufrir un infarto

Cuidado: Estos cinco síntomas te avisan que estás a punto de sufrir un infarto

Un cuarto de los infartos llegan sin avisar y causan la muerte en minutos. Pero si sabes leer estas señales y actúas rápido, tendrás un 95% de probabilidades de salvarte.

Cada 25 segundos en algún lugar del planeta se produce un infarto. En efecto, este grave problema de salud genera el 30% de muertes en el mundo. Estos ataques, producidos por la obstrucción de arterias, pueden causar una muerte súbita cardiaca en pocos minutos.

Pese a ello, un paro cardiaco puede revertirse, sobre todo cuando se lo detecta a tiempo, algo que es perfectamente posible debido a las señales de advertencia que la mitad de los pacientes presentan y que muchas veces pasan desapercibidas.

Los síntomas se van presentando gradualmente durante varios minutos antes del ataque, por ello es importantísimo saber detectarlo y aprovechar así el tiempo antes que ocurra algo irreparable. Si logramos llegar al hospital a tiempo, hay una probabilidad de sobrevivir de un ¡95%!

Por ello, Miguel Ayuso, del diario español El Confidencial, recogió los siguientes síntomas que te avisan que estas a punto de sufrir un ataque y que podrían ser tu última oportunidad de sobrevivir ¡No lo olvides!

Fatiga y disnea.

Fatiga y dificultades respiratorias

En muchos casos, antes de un infarto sufrirás disnea o dificultad para respirar, particularmente si eres mujer. Este síntoma incluso puede darse meses antes del ataque. Suele venir con una gran fatiga. Aunque no lo creas, si te sientes cansado sin ningún motivo aparente, más vale ir de inmediato a urgencias.

Sudor en exceso.

Sudoración excesiva

Si sudas más de lo habitual aunque no estés haciendo ningún ejercicio puede significar problemas. El mayor esfuerzo que hace el corazón para bombear sangre por una arteria obstruida hace que la temperatura corporal se dispare. El sudor es la reacción natural del cuerpo para evitar un sobrecalentamiento. Si tienes sudores fríos sin motivo y la piel fría y húmeda, ve urgente al médico. Podrías estar a días de un infarto.

Problemas digestivos.

Indigestión, náuseas y vómitos

Los paros cardiacos pueden ser precedidos por problemas digestivos, incluidos náuseas y vómitos. Estos síntomas suenan casi imposibles de asociar con un ataque y, de hecho, podrían no tener nada que ver. Sin embargo, presta atención a tu cuerpo. Si eres una persona que nunca suele enfermarse del estómago y cuidas siempre lo que comes, tener una indigestión de la nada es una señal de alerta. Busca a un especialista.

Dolor de pecho.

Dolor en el pecho

No todos los infartos son anunciados con dolor en el pecho, pero este es el síntoma más frecuente y fácilmente reconocible. Un dolor prolongado en el tórax (por unos 15 minutos) que se siente como una presión intensa en el pecho que puede extenderse hacia la espalda, brazos y hombros, sobre todo del lado izquierdo (que puede llegar a doler más que el propio pecho), debe encender tus alarmas. Aunque el dolor puede desaparecer y volver, el infarto llegará tarde o temprano. Como hemos dicho, este síntoma no se presenta en todos los infartos y tampoco con la misma intensidad. El dolor podría ser leve y aun así estaríamos al borde de un infarto. Si crees que tienes este síntoma, no pierdas tiempo y contacta a urgencias de inmediato.

Recuerda: un infarto no perdona. Una de estas señales podría ser tu última oportunidad de sobrevivir.

Por último

Ante cualquiera de estos síntomas lo mejor es acudir de inmediato al servicio de urgencias. En caso de un dolor en el pecho comunicarse al número de emergencia 116 (Bomberos). Aunque no siempre uno de estos síntomas sería sinónimo de un ataque al corazón, es mejor prevenir. Los infartos no perdonan. Un cuarto de los infartos son silentes. Es decir, llegan sin ningún síntoma previo. Realmente deberías valorar estas señales como una oportunidad de sobrevivir.

Temas Relacionados: InfartoParo CardiacoSíntomas
También te puede interesar